Baile y Magia en Herräng

     El Herräng Dance Camp fue una experiencia mágica. Y sin usar el término a la ligera, creo haber vivido momentos verdaderamente mágicos en aquel lugar en el cual viví 7 semanas en comunidad con tanta gente con un amor en común: el baile.

     La magia empieza al principio del año, cuando en la casa de Nico festejábamos el año nuevo con una fiesta de blues. Hablando con la gente al azar surge en la charla que yo pensaba ir a Europa y alguien me comento sobre un festival o un campamento de baile en Suecia. Pregunté, indagué y en cuanto pude apliqué para un trabajo. Había que hacerlo a principios de año, pero el proceso estaba retrasado por complicaciones y cambios. Al final recién hice la aplicación formal cuando yo ya estaba en Nueva York camino a Europa, a mediados de Febrero, y como la respuesta se tomaba mucho tiempo en llegar me empecé a imaginar otros rumbos.

     Tarde pero seguro me confirmaron el puesto, para 3 de las 7 semanas que yo podía trabajar. También pensaba tomar clases un par semanas, y no se puede hacer ambas cosas al mismo tiempo, así que parecía que iba a tener 2 semanas sin nada que hacer. Fácilmente manejable. Terminé trabajando las 7 semanas en distintos lugares, sin tomar clases, solo viviendo la vida del campamento.

SUBIENDO GENTE Y COSAS A LA KOMBI

     También planifiqué la ida para compartir los gastos, arreglé con otros bailarines para llevarlos desde Estocolmo o desde el aeropuerto (incluso levante el bolso de Jenny que quería ir en bicicleta), y llevamos magia a Herräng en la forma de caramelo recuperados de la basura de un supermercado.


DUMPSTER DIVING ANTES DE LLEGAR (DE ACA SALDRÍAN CARAMELOS)

EL PRIMER CARTEL CON NUESTRO DESTINO... ¡VAMOS!

¡LLEGAMOS!
(ESE PASTO LO CORTARON POCO DEPUÉS DE LA FOTO)
     Sin saber a dónde había llegado, como funcionaba exactamente el Camp, donde iban las cosas y que iba a pasar cuando empezara, la primera semana de trabajo, la semana de “Set Up”, sería la preparación y construcción de todo lo necesario. Desde las grandes carpas donde se dan clases, en donde yo pasé la mayor parte de mi tiempo, hasta la preparación de los lugares que durante el año se usan para otras cosas (como la Escuela o la Biblioteca) y que iban a ser usadas para hospedaje o para baile. Trabajo intenso, siempre de buen humor, con muchos chistes cruzados, y todo eso inmerso en la maravillosa mezcla de culturas que se genera en un ambiente con gente de diversos países con una pasión en común.

LA PRIMER COMIDA EN HERRÄNG

Y UNA DE LAS PRIMEAS NOCHES EN HERRÄNG :p

EN LA FILA PARA COMER PASAN COSAS INUSUALES...
... COMO MASAJES O DAR DE COMER NACHOS CON SALSA

     Las cinco semanas siguientes, en las que el Dance Camp funciona como tal, hay una rutina cotidiana que envuelve todo, y sin embargo para los que vivíamos y trabajábamos ahí cada día era distinto. Los horarios pueden ser más o menos parejos (en Limo por ejemplo un día nunca es igual al anterior, y uno se entera lo que va a hacer la noche anterior; en la Hell’s Kitchen los horarios son los mismos todos los días, pero la gente que viene a comer no aparece ni se siente todos los días igual; y ni hablar de los puestos que atienden al público en general y que cada día se juegan la lotería).

EN RECEPCIÓN TE PUEDEN VENIR A CANTAR SERENATAS A MITAD DE LA NOCHE



EN LIMO PODES IR DE EXCURSIÓN A UNA HELADERÍA DE ENSUEÑO

     Lo que siempre hay es fiesta, baile, swing… y otras cosas. Y lo que más disfruté yo personalmente fue la compañía. Los amigos, estar tirados en algún lado, con una bebida o sin, hablando, escuchando música, viendo una película, bailando, yendo a bailar, jugando algún juego, o cualquier otra cosa que puedas imaginarte.

SACABA UNA FOTO, Y ME DEDICABAN UN SOLOO
O EN OTRA FOTO, ME ALEGRABAN CON UNA SONRISA


¡HASTA VESTIDO DE PANCHO TE SACAN A BAILAR LAS LINDAS! 

LA CASA DEL PUEBLO (O FOLKETS HUS), DONDE MUCHA DE LA MAGIA OCURRE


Y CUANDO LA LOCURA DE LA GENTE GENERA UNA FIESTA ESPONTANEA

¡ CON TANTO LOCO LINO EN ESCENA!
     En la última semana el trabajo consistió en desarmar todo lo armado y de volver a poner cada cosa en su lugar. Más importante, esa semana final fue la semana de las despedidas. Todos los que estábamos ahí nos conocíamos, en su mayoría, hacía algunas semanas. Algunos habíamos estado juntos todas las 7 semanas. Y aunque algunos éramos novatos, otros habían estado en Herräng ya varias veces, así que las amistades eran más antiguas aún… Y todos nos fuimos. A todos se nos pinchó la burbuja y todos tuvimos que continuar. Algunos volvieron a sus casas y sus rutinas, otros siguieron viaje hacia algún nuevo destino, otros viajaron hasta su nuevo trabajo, y todos vamos a recordar esas semanas en que tuvimos la oportunidad de alejarnos de los problemas cotidianos y envolvernos en una manta de magia y baile.

HASTA LOS SAPOS SON CUIDADOS

Y NOSOTROS RECIBIMOS REGALOS EN LA PLAYA

Y algunos de nosotros podemos tener la suerte de volver.


PARA LA DEPEDIDA, NOS TOMAMOS UN TE CON JENNY EN EL NUEVO JARDIN DE LA CASA


¡GRACIAS CARO POR LAS FOTOS!
SI LES GUSTARON, VEAN MÁS EN https://500px.com/carolinacomposto


Comentarios

  1. Maravilloso el relato y las fotos. Todo permite sentir que la magia era magia de verdad......queremos ( asumo que todos los que leen esto) saber mas, porque así es como poder ver y recorrer un poco tus experiencias y tu mundo actual . Gracias por comopartirlo. ❤💙💚💛💜

    ResponderEliminar
  2. antes que nada cada vez te leo con mucho amor y saber que estas bien. Aparte es un placer saber que no te olvidas de ser feliz!!!!! hermosas fotos y que sigas con vientos a favor en tu viaje. besos july

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Como salir a la ruta en una Moto de 110cc (presentando a Julieta en sociedad)

En Moto por la costa Patagónica! Uniendo Ushuaia con Viedma!

Noruega 1/2: los primeros días hacia Lindesnes Fyr