viernes, 20 de junio de 2014

De Baires a Resistencia, 1000KM en 3 días en una motito

     Después de Buenos Aires yo quería visitar a una amiga, Julia, que vive en Resistencia, la capital de la provincia de El Chaco. Y luego de las preparaciones y visitas a amigos, y cenas familiares y festividades, partí nuevamente a la ruta. Iba a quedarme solo un fin de semana después de haber recorrido la Costa Patagónica, pero estaba tan cerca de Pesaj que decidí festejarlo en familia. Y como por estos días extras se me acercó la llegada de Semana Santa, decidí apurarme para poder aprovechar los días feriados y salir a viajar lejos de la ciudad con Julia.

El Hospital en Villaguay, en un paseo nocturno
     Haciendo cálculos, me iba a tomar tres días hacer el recorrido con un promedio de 360 kilómetros por día, así que necesitaba pensar en donde pasar las noches. Para la primer noche lo tuve fácil, porque mi gran amigo Ariel "Irumbe" Seneski vive a mitad de la provincia de Entre Rios, en Villaguay, a unos 400km de Buenos Aires. La visita fue corta, pero me fui con la promesa de parar mas tiempo a mi retorno a la Capital. Me tomó solo 8 hora hacer el recorrido, a pesar de haberme pasado del camino más corto y de haber parado casi una hora para almorzar. Ese día tuve la sensación que me estaba acomodando mejor a la moto.

Simplemente Julieta cerca de un molino, en Entre Rios.
Comedor de ruta

    Para la segunda noche estaba un poco más complicado, porque de CouchSurfing nadie me había respondido de las posibles ciudades en mi ruta, así que me lancé a la aventura de no saber donde dormiría. Desde Villaguay había dos opciones en mi horizonte: Esquina o Goya. Esquina fue recomendada como linda para conocer, pero quedaba más cerca de Villaguay y implicaba no avanzar tanto ese día. Goya es una ciudad más grande, más lejos.




La Capilla de San Antonio de Padua
Y del otro lado de la ruta, el ocaso.
     Al llegar a la entrada de Esquina ya estaba acercándose a la hora del ocaso, pero igual decidí intentar llegar a Goya. Había pensado que si no conseguía nada, pagaría algún lugar barato. En medio de la ruta vi un pueblito y quise volver a probar eso de tocar la puerta y pedir que me alojen. Pregunté a los policías, y me dijeron de probar en la Escuela. Pasé por la Iglesia, y el cura me dijo que tenía un grupo grande viniendo por el fin de semana. En la Escuela me aclararon que le habían prestado todo el lugar a los de la Iglesia. En la casa que alquilaba habitaciones no les quedaba lugar. Y en el mercado me dijeron que no podía ayudarme. Desconsolado y abatido seguí viaje, hasta ver a un lado una pequeña Capilla. En la casa vecina había gente, así que me acerqué a preguntar, y me dijeron que podía sin miedo dormir en la galería de la Capilla. Estaba cubierta, y tenía dos entradas así que iba a tener buena protección. Arme la carpa para protegerme de bichos y mosquitos, y me desperté a la mañana siguiente a por un hombre que venía a hacer mantenimiento, y que me tranquilizó diciendo que no creía que fuera nadie y podía levantarme tranquilo.





     Para mi último día en la ruta me quedaban poco menos de 300 kilómetros para recorrer. Arranqué temprano después de un mate desayunador, y pronto me vi en el cruce de la Ruta 12 con la que yo recorría por los pueblos, a unos 120 km de Resistencia, 2 horas. Como era pasado mediodía pregunté donde podía encontrar un lugar rico y barato, y me indicaron avanzar unos 40 km hasta un parador en Empedrado. Pero quiso la suerte que en cuanto salí de debajo del techo de la Estación de Servicio empezó a lloviznar, así que yo pensé "si me voy a mojar, me voy directo hasta la casa de Julia!". Y si lo hubiera pensado dos veces, o hubiera conocido la ruta que tenía delante, ni me movía de esta Estación, simplemente por lo peligrosa que es, lo loco que están los que conducen por ahí, y la lluvia segadora que caía.

     No lo pensé todo eso. Arranqué, le presté mucha atención al espejo retrovisor, y llegué mojado pero contento a ver a mi amiga que hacía tanto tiempo que no veía!


No hay comentarios:

Publicar un comentario