viernes, 14 de marzo de 2014

Una mirada al Macizo del Paine

     En los primeros días de Enero de 2014 yo fui a visitar la ciudad de Ushuaia, y antes de llegar me quedé una noche en Río Grande para conocer a Nati que me había contactado por medio de CouchSurfing hacía pocos meses. Ella estaba por empezar un gran viaje en su vida, y pensó en la opción de que compartiéramos parte del camino juntos. Entonces, cuando un mes después yo salía de nuevo a la ruta hablamos de hacer algo juntos, y nos pusimos de acuerdo en ir a hacer una caminata por el Parque Nacional Torres del Paine .


     Y asi fue. El Martes 25 empezamos nuestra excursión por el Circuito Grande (informalmente conocido como Circuito "O"). Gracias al dedo mágico de Nati nos levantaron una pareja de franceses ni bien pisamos la ruta, y nos llevaron directo y sin escalas a la entrada de Laguna Amarga. Ahí hicimos el registro de nuestra entrada y el pago de los $18.000 CLP (aproximadamente U$D 30) y empezamos la caminata preparados para 10 días pero sin saber cuanto tiempo nos tomaría en realidad.


Día 1, de Laguna Amarga al Campamento Seron (10km - 4,5hrs):



     El mapa dice que se hace en poco menos de 5 horas, pero nosotros lo hicimos tranquilos en 7, porque entre la falta de práctica y la falta de costumbre no podíamos dar más. La caminata es casi plana, bordeando el río, por el valle de atrás del macizo principal. Típica estepa patagónica, con la ventaja de poder disfrutar de cuanto calafate uno quiera.



     Y al final son 12 los kilómetros que hay que caminar, así que nos cansó más la psicología que la parte física. Una buena comida de chorizos con puré, y nos caímos rendidos en las bolsas. Y a la mañana siguiente nos despertamos con el corretear de los Caranchos y las Liebres alrededor del campamento.




Día 2, de Serón a Dickson (19km - 6hrs):

     La caminata que nos esperaba en nuestro segundo día es la más larga de todo el Circuito, por lo que nos habían recomendado salir bien temprano. Y quedaría bien claro desde esa primera mañana que nuestra excursión iba a ser muy tranquila, ya que entre el despertar y desayunar nos tomamos como dos horas!






     A mitad camino por esta senda nos encontramos con Alex, un chileno de santiago que pasaría a ser un integrante más del grupo por los siguientes días. Y al parecer nos dio mucha motivación con su charla, porque terminamos casi cumpliendo el tiempo que decía el mapa que se tarda en caminar.







     Al llegar al campamento fue espectacular encontrarse a los portadores y los vaqueanos de la zona tomando mate, y más aún fue que nos invitaran a compartirlos. Hay pocas cosas tan buenas como un mate después de un día largo de caminata!


Día 3, de Dickson a Campamento Perros (9km - 4,5hrs):

     Esta vez empezamos el día en mejor horario, con el mensaje de que empezaría a llover alrededor de las 4 de la tarde. Y cuando salimos, a las 11 de la mañana, estaba cayendo unas pocas gotas. Y a eso de las 3 de la tarde tuvimos un respiro de la lluvia y pudimos quitarnos la ropa mojada... Nunca más le creo a un portador sobre el clima!











     La caminata por el bosque estuvo fantástica, ya que se nota un bosque antiguo y lleno de excelente energía. Y cuando terminó de llover caminamos un poco más de una hora para salir al claro, y tras trepar la morrena encontramos el hermoso glaciar de Los Perros con su lago.









     Y para terminar, después de un día mojado y con frío a la noche, nada mejor que compartir una sana y deliciosa comida de arroz saborizado!

(acá hice mi primera venta, porque me traje los cigarillos se venden mejor lejos de las entradas, y yo me asegure la venta a un precio no tan alto pero a quienes seguro les cuesta conseguir cajetillas: cuidadores del campamento y guardaparques de la CONAF)


Día 4, de Perros por el Paso John Gardner al Campamento Paso (12km - 6hrs):



      Saliendo del Campamento Perros empieza un senda muy linda por el bosque en la montaña, y como nosotros empezamos el día con sol se nos dibujaba la sonrisa en la cara. Incluso con el medio pantano que estaba al principio de la senda, que no estoy seguro si era por la lluvia del día anterior o si esta ahí siempre, la caminata por el bosque es simple.

Y luego del límite de vegetación hay una subida por las piedras y la roca que cuesta. Empinada, en subida sin parar. Y ya cuando terminaba, cuando podíamos ver el Paso adelante, tuvimos un momento de descanso en un manchón de nieve que encontramos en la montaña.





     Y Nati y yo no nos contuvimos, y salimos a jugar en la nieve como niños!!!








     Y llegamos al Paso John Gardner, el punto más alto del Circuito Grande de las Torres del Paine. Y justo después la espectacular visión del Glaciar Grey, que desde esa altura se puede ver en toda su extensión, desde su inicio en las montañas del horizonte hasta el final en el Lago Grey.






     Incluso comparando con los grandes campos de hielo que hay en el lado argentino, como el Glaciar Perito Moreno, creo que la vista desde esta altura, poder ver el Glaciar Grey en toda su inmensidad, es realmente una de la imágenes más espectacular y asombrosas que vi en toda mi vida.


Día 5, del campamento Paso al Refugio Grey (10km - 5hrs):







     La Caminata que nos quedaba por hacer en nuestro quinto día no es difícil. Tiene si sus subidas y bajadas, pero no son muy pronunciadas y el camino entero de hace en menos de 5 horas.










     Lo complejo de este tramo es que para sortear unos cañadones profundos hay instaladas una escaleras de tubos metálicos casi verticales. Y bajar estas escaleras con mochilas que se acercan a los 20 kilos es difícil! Y mucho más difícil con tanta gente que sufre miedo a las alturas! 






     El tercer cañadón tiene instalado un puente colgante. Éste es más tranquilo, pero gente que sufre de vértigo (como Nati) lo puede sufrir tanto como en las escaleras... yo lo disfruté. =)












     Y al final del día, después de armar las carpas y descansar un poco, yo recomiendo ir a tomarse un mate al mirador del Glaciar. Porque aunque sople el viento y haga frio, siempre hay que recompensarse al final de un día con buenos resultados!!!



     Y en esta noche, con nuevos amigos y algunos cartones de vino, nuestra familia se haría un poco más grande.


Día 6, del Grey al Campamento Italiano (18km - 6hrs):


     Por razones económicas, habíamos decidido con Nati saltear el siguiente campamento en el sendero (el Paine Grande) y dirigirnos directamente al Campamento Italiano, gratuito y situado en la entrada del Valle del Frances, y si nos quedábamos dos noches ahí conseguíamos ahorrar en esfuerzo y en efectivo. Win-win.

Con otro día espectacular, soleado y de calor, tuvimos una caminata tranquila y relajada. Nos pudimos despedir varias vecer del Señor Grey, comiendo en una pequeña laguna medio escondida del camino.






     Al borde del lago Pehoe nos tomamos un buen descanso para disfrutar de un mate y de nuestra primera visión a los Cuernos del Paine. Lo que no sabíamos es que nuestros nuevos hermanos estaban comiendo a pocos metros de nosotros, dentro del refugio, mientras nosotros nos sentamos en la Guardería de la CONAF antes del desvío.


  










 
     Terminamos el día con una caminata fácil, ya que tiene poco desnivel, pero que a nosotros no nos fue tan simple ya que fueron las ultimas 2 horas de un día de 6 horas. Y al llegar al campamento descubrimos asombrados que eramos los primeros en llegar, a pesar de saber que habíamos sido los últimos en salir y lo más lentos en caminar. Fue ahí que nos enteramos de nuestro desencuentro al borde del lago.



     Nos instalamos todos juntos, una gran familia unida en 4 carpas separadas: Alex, Sebas y Mauro, la Yaiza, y Nati y yo. Todos hermanos, trasandinos o trasatlánticos.


Día 7, Valle del Francés:

   
     De lejos el día más lindo de todos los días. No por el clima en sí, que aunque no tuvo lluvias estaba medio nublado y con viento. No, lo que hizo de este el día más lindo fue la combinación de cosas: dormir hasta tarde, caminar livianos, estar acompañados de nuevos y excelentes amigos, y disfruta de lo que en mi opinión es lo mejor del Parque.

     Subimos hasta el mirador Francés, y nos fuimos rápidamente ya que estaba atestado de gente. Y llegamos en dos horas al mirador Británico, y ahí si que nos sentamos un rato. Algunos cantaron, otros meditaron, otros jugaron, y todos lo disfrutamos.








     Y decidimos caminar una media hora más, para llegar a un mirador que hoy en día esta en realidad cerrado, que creemos que se llama el mirador del Anfiteatro. Y ahí comimos, entre todos, unas sopas y unos pancítos con queso y fiambre. Y volvimos a jugar, cantar y meditar.













     La nota medio triste es que en este día nos despedimos de Alex, que ni siquiera pudo acompañarnos en la caminata, porque por el apuro que le daba su pasaje de avión tuvo que irse a dormir en la base de las Torres para poder salir al día siguiente del Parque.


Día 8, de Italiano al Campamento Chileno:


     Este fue otro día de larga caminata. Habíamos calculado unas 9 horas de caminata, asi que habíamos hablado de salir a las 10am como tarde. Salimos al mediodía. Empezamos cada cual cuando estuvo listo, Nati y yo siendo los últimos. A la hora y media de caminata no encontramos al borde del lago, y a mi me dieron ganas de meterme! Un poco porque el dia era espectacular, ibamos con calorcito, y porque llevaba 4 días sin ducharme. Y claramente sincronizados, en una de esas vueltas nos encontramos con Sebas y Yaiza que ya se estaban desvistiendo para el baño! Mauro se había adelantado, y lo volvimos a encontrar en el Refugio Cuernos.




     A partir de ahí caminamos siempre cerca. Almorzamos frugalmente en una loma con una gran vista, nos encontramos con amigos por el camino, y caminamos bajo el sol hasta llegar al campamento. Y nos instalamos bien lejos de toda la gente, porque ya habíamos decidido hacer una noche de vino y rica comida, porque al día siguiente solo planeábamos una caminata de 1 hora hasta el campamento Torres.




Día 9, del Chileno al Campamento Torres (5km - 1,5hrs):

     Arrancamos bien tarde este día. Entre sueño, cansancio y resaca, no nos despertamos hasta el mediodía (también considerando que nos acostamos casi al amanecer). Hicimos un buen desayuno/almuerzo al borde del camino, y levantamos el campamento tranquilamente.

     La caminata desde el Chileno hasta el Campamento Torres es corta y tranquila, por lo que nos la tomamos con calma. Y al llegar, armamos rápidamente las carpas y nos fuimos a disfrutar de las Torres. Porque ese día se veía con las nubes altas, pero en la conversación con el guarda-parque sobre el clima, nos dijo: se termino el frente de buen clima, empieza un frente de mal tiempo.

Y valió la pena!





Día 10, Campamento Japones y valle Ascencio:

     Después de un amanecer con lluvias, que nos disuadió a todos de ir a ver el amanecer sobre las Torres, nos fuimos a caminar por el Valle Ascencio hasta el Campamento Japones. Este campamento es exclusivo para escaladores, y la circulación por el Valle esta restringida a gente con permisos especiales o con un guía. Y como nosotros no eramos ni lo uno ni lo otro, tuvimos suerte que nos habíamos hecho amigos de un Portador (algunos estuvieron más íntimos que otros) que se nos había sumado a la familia. Y como ya había hecho el camino varias veces, el Guarda-parque lo aceptó como guía para nosotros y tuvimos el permiso.





     La diferencia de la caminata es evidente, ya que al tener tan poco tránsito de persona la senda no está tan marcada y se siente que el bosque tiene más vida.










     Nos tomamos un almuerzo de sopas varias dentro del refugio, que la verdad es digno de su nombre a diferencia de las cabañas con las que normalmente nos encontramos en los campamentos, y después de unas lindas charlas alrededor de la mesa nos volvimos a descansar antes que nos agarrara el frío de la noche.





Día 11, la vuelta a Natales:

     En nuestra última mañana madrugamos (casi todos) y nos fuimos a ver el amanecer rojo sobre las Torres. Pero el día no nos acompaño, y el rojo fue muy pasajero y rápidamente estaba todo nublado.


NO NOS IMPORTÓ! Nos sentamos igual, acurrucados entre nosotros, y nos preparamos para disfrutar de unos mates entre la nieve y el frio de la mañana.










     Al bajar desayunamos más mejor, desarmamos campamento, y caminamos los últimos kilómetros que nos quedaban por caminar hasta el Hotel Las Torres, desde donde Sebas se fue a buscar su auto y en el cual nos apretamos todos para viajar juntos hasta Puerto Natales.







*********************************************************************

     La caminata de 11 días y 10 noches por el Parque Nacional de las Torres del Paine fue una espectacular experiencia para mí. Aprendí muchas cosas nuevas de mi mismo, y conocí a mucha gente excelente que espero volver a cruzarme en los sinuosos caminos de la vida.


     Desde ahí yo volvería a partir a la ruta, a la moto, a una nueva forma de viaje que me traerá muchas enseñanzas más y mucha gente más a mi vida.

     Gracias por compartir este viaje conmigo! Espero que hallan disfrutado leyendo tanto como yo escribiendo.

Nos vemos por el Mundo!
Martin

No hay comentarios:

Publicar un comentario