viernes, 28 de junio de 2013

"Martin viaja en Velero: capitulo primero" - 22va entrega‏‏

Hola! Llegue! No nos hundimos ni tuvimos que nadar!

     Le premier part de ce mail je veux l'écrier en français pour remercier mes copains de voyage, mes coéquipiers dans Embruns et dans les outres deux bateaux: Rose of Argyll et Brise-Lames. Et un merci tout spécial pour Vincent, mon capitaine, de m'avoir invité à bord!C'était super et j'ai profité beaucoup du voyage! Ils sont trois semaines que je me souviendrais toute ma vie! (et j'espère que tout les copains comprend le titre de l'e-mail)


GRACIAS Vincent
GRACIAS Amigos



     Todavía hoy me cuesta creer la cadena de acontecimientos que se sucedieron para que yo empezara esa aventura. Un mochilero con quien hacer dedo, unos músicos que me acogieron en su casa, una fiesta a la cual fui, una nueva amiga que me animo a ir al puerto, y un marinero que no consiguió empleo; entre otras. Lo importante es que el 4 de Junio yo me encontraba en el puerto de Paluden, en la zona del Aber Wrach, embarcado en un barco de madera en donde viviría los siguientes 20 días.


Embruns
Rose of Argyll
Brise Lames















Le remat du Rose
Le Faux Depart
     Tres veleros de madera partirían en un viaje de 3 semanas por las costas inglesas, 2 de los cuales no tienen motor y uno de ellos sin cubierta: Embruns, Rose y Brise. Pero ese día no pudimos partir, por un problema que Rose tuvo con un mástil; y mientras ellos volvían al galpón a hacer los trabajos necesarios, los otros dos barcos fuimos a pasear por las costas bretonas. Tres días para conocerse entre los tripulantes, y para conocer mejor el barco. En especifico, en Embruns éramos todos novatos o casi, así que vino bien un tiempo para amarinarse. Personalmente me costo mucho, y estuve muy mal el primer día, medio mal el segundo, y pude mantenerme erguido el tercero para la vuelta.




     Y fue el Domingo siguiente, a las 21 horas, que emprendimos la travesía de cruzar el Canal de La Mancha los tres veleros juntos. Una travesía que duro 20 horas, y que termino a la tarde siguiente llegando al río Helford, en la provincia inglesa de Cornwall. Fue una experiencia espectacular poder navegar acompañado, estar siempre atento a la navegación del propio barco y también de lo que hacían los demás. Conversar y opinar, y muchas veces obedecer ordenes. Pero siempre, al final del día  sentarse en la mesa a compartir un trago, una comida o ambos. Invitando a los amigos de los otros barcos a venir a bordo, o ir todos juntos al bar del puerto, y a veces hacer picnic en la vía publica. Porque en 3 veleros éramos 18 marineros, y no siempre entran 18 personas en un mismo bote.








    
















Le Grand Anex
     La navegación la hicimos por la costa sur de Cornwall y Devon, empezando en el río Helford y terminando en la ciudad de Brixham. Una parada muy planeada en Looe, donde se iba a correr una regata de barcos antiguos, que fue lamentablemente suspendida por problemas con el clima. Pero estar en un puerto rodeado de hermosos pesqueros antiguos, luggers en ingles, y restaurados para mostrar su años de gloria, no tiene precio. Los demás días, antes y después de la regata, los pasamos entre navegando hacia un nuevo puerto o haciendo algún paseo por tierra para estirar las piernas. 










     Fue realmente excelente la aventura de haber salido a navegar con 18 desconocidos, y terminar con 18 amigos. Y habiendo encontrado, gracias a TODOS ellos, un deseo por la navegación que jamas había experimentado. Que nadie se extrañe si a mi vuelta a la Argentina me ven detrás de la barra de un velero!!!








     Los velero emprendieron viaje hacia Francia el Lunes pasado temprano por la mañana, y yo me quede en las tierras Británicas para continuar mis viajes alrededor del mundo.




así, desde una granja escondida por Inglaterra, con una nueva compresión del Mar, digo Adiós y hasta un próximo encuentro.

Besos y abrazos para todos.
Martin

Nos vemos por el Mundo!



No hay comentarios:

Publicar un comentario