jueves, 16 de mayo de 2013

"Volver a empezar, aún no termina el viaje" - 19va entrega‏


"Volver a empezar, aun no termina el juego. Volver a empezar, que no se apague el fuego"

     Y por eso volví a viajar, porque el fuego sigue vivo y me lo estaba pidiendo. Me lo pedía con mucha fuerza! Diez meses parado en una ciudad me hizo mucho bien. Aprendí sobre lo profesional, aprendí mucho de mi mismo, y aprendí nuevas cosas que puedo hacer en la vida. Y para poder seguir aprendiendo, y aplicar lo aprendido, es que vuelvo a viajar.

     Cuando salí de París tenía la clara intención de pasar entre 5 y 15 días en Bretaña, una provincia francesa, para tomar un barco y cruzar al Reino Unido. Salí hacia Chartres, simplemente porque era una destinación cercana a la que llegaba seguro en el día; y que además tiene su historia y su renombrada Catedral. Y ya ahí cambié mi plan original por la buena onda de la gente que me encontré: en vez de 1 me quedé 3 noches. Después continué un poco con la idea original, que era de ir a Rennes para desde ahí hacer un ataque al Monte San Miguel (traducido; originalmente el nombre esMont Saint Michel). En Rennes, además de alargar mi viaje a casi una semana para poder disfrutar de una noche de Swing, decidí hacer una gran vuelta para poder recorrer un poco de la Bretaña francesa antes de cruzar a la Gran Bretaña.

     Lo divertido es que ese pequeño primer cambio de planes generó una avalancha de circunstancias por las cuales no solo estoy aún en Bretagne, sino que seguro me voy a quedar unos días más.

     Salí de Rennes para hacer una vuelta a Finisterre, el fin del mundo, uno más como en Ushuaia. Y en esa vuelta la gente me propuso quedarme más días en su casa de lo planeado originalmente. Y a la salida de la ciudad de Brest tuve la suerte de encontrarme con Jean Jean, un loco feliz que iba a hacer dedo en mi mismo lugar que me propuso, y convenció con éxito, de ir a un festival de circo llamado "Tant qu'il y aura des mouettes" (que quiere decir "Mientras haya gaviotas"). Este festival duró tres días, después del cual fui a ver el bendito Monte San Michel. Solo que al irme del Monte no intenté cruzar, sino que volví a la casa Paulo y Sandra, unos amigos que había conocido en el festival des Mouettes y que me invitaron a su casa, para que el domingo siguiente fuera con ellos a una casa okupa donde iban a tocar. Porque ellos tocan cumbia colombiana con su grupo, y está muy buena para bailar. Re loco, no?

     Pues mientras estaba en su casa me enteré de que estaban armando un taller de clown con un amigo de ellos que venía a visitarlos. Y claro, me anoté. Y me puse una nariz roja frente a un público por vez primera en la vida.

     Y haciéndome sentir como uno más de la familia, y con el pedido de los 6 habitantes de la casa de que me sintiera como en casa, eso hice. Y sigo acá, y mañana empieza un festival en un pueblo muy cerca donde voy a estar de voluntario. Porque es un festival que organizan ellos, con todo el grupo de amigos. Y claro, voy a ayudarlos!

     El juego no termina, y para disfrutar de la vida hay que jugar. Mis planes a futuro están en borrador; lo que tengo claro es que quiero cruzar al Reino Unido en barco, y no pagar. Quizás le hago dedo a los autos que suben a un ferry; quizás alguno de los nuevos conocidos cruza el canal de La Mancha en su velero y me lleva. El tiempo traerá la respuesta.

     Mientras tanto, yo los invito a que lean mi blog. Sabían que tengo un blog? Lo tengo, y lo estoy actualizando mucho. Está en español: http://1viaje1vida.blogspot.com. Y también en English: http://1trip1life.blogspot.com.

Aquí lo dejo. No se olviden de ser felices!
Les mando a todos besos y abrazos desde Quemper Guezennec.

Martin "no-mad" Lobert

No hay comentarios:

Publicar un comentario