"DOS AÑOS NO ES NADA" - 20va entrega‏


     Veinte cartas escritas en dos años de viaje. Dos años contando desde el 28 de Mayo de 2011, en que abordé el avion que me llevo a Paris.

     DOS AÑOS! Dos años y a mi me parece que acabo de salir. La gente por todos lados, acá y allá, me preguntan: "Y cuando volves?"; "No estrañas a tu familia, tus amigos?"; "No te cansas de viajar?". Y yo pienso: "pero... si recién empiezo." (!!!)

     Ya estuve en tres continentes, pero solamente en 6 países.

     Viajé rápido; viajé tranquilo. Viaje a dedo, y también pagué por billetes de avión. Dormí en casa de familiares, de amigos, en hoteles y hostels, y una vez casi en la calle. Conocí gente con quien tuve excelentes conversaciones de 3 minutos, y con otros hable de tantas cosas que me invitaron a quedarme en su casa. Cambié mis hábitos de comida, de ropa, hasta de higiene personal!

     En dos años ya leí más libros que en los anteriores 10. Lei sobre filosofía, y aprendí nuevas cosas sobre como explicar la vida; también leí sobre misticismo, y empecé a meditar; leí grandes clásicos de la historia, como "1984" y "El Libro de la Selva"; y también leí libros sin sentido y llenos de ficcion, y hasta uno que habla de como viajar como viajo yo.

     En estos dos años, en cada nueva ciudad que puse un pie, intenté probar su comida más típica, y algunas veces lo conseguí. Probé cosas que nunca me había imaginado probar, como el yogur helado, y otras que conocía pero con un sabor completamente distinto, como un aceite de oliva Siciliano casero. Aprendí nuevas recetas, como una torta de limón con yogur, y ayudé a hacer más de 200 litros de cerveza.

     En dos años trabajé tres veces en tres lugares distintos, y sumé 14 meses de trabajo. Hubo pueblos donde pensaba quedarme unos dias y solo estuve unas horas, y otros donde iba a quedarme 3 dias y estuve 5 semanas. Algunos lugares los vi solo de paso, y a otros volví muchas veces.


     En dos años que estoy viajando la vida me llenó de bendiciones. Y ni se me ocurre dejar de viajar. Seguiré recorriendo, seguiré conociendo, seguiré aprendiendo y seguiré disfrutando.


A todos ustedes les mando grandes saludos, muchos besos, fuertes abrazos.
Este es un mail para mi familia, la familia en la que nací, y la familia que fuí adoptando en el camino. Y lo comparto con todos para que puedan acompañarme en esta aventura.


No se olviden de ser felices!
Desde una granja francesa donde están ensayando cumbia colombiana,
Martin Lobert.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Como salir a la ruta en una Moto de 110cc (presentando a Julieta en sociedad)

En Moto por la costa Patagónica! Uniendo Ushuaia con Viedma!

Noruega 1/2: los primeros días hacia Lindesnes Fyr