Un nueva forma de expresarme, para contar mi ultimo mes de vacaciones.

     Bueno, esta vez pasó un tiempo decente para continuar con este blog. Y después de escucharlo de varias personas,  voy a hacerle un agregado a este blog. Resulta que casi desde el comienzo de este viaje yo envío con cierta regularidad unos mails contando mis andanzas a mi familia, la familia extendida. Y hoy lo que decidí es que voy a empezar a compartir esos relatos en el Blog. Y entonces, el Blog debería mantener un relato mas cotidiano de los que pasa en mi viaje, y el mail es un resumen para que mis mas allegados puedan compartir también mi viaje.

Y a continuacion pueden deleitarse con la copia del decimo-octavo mail que escribi:

========================================================

Alo! Como están? Espero que todo bien!

     Mañana vuelvo a viajar. Vuelvo a ser un nómade, sin casa y con una mochila en la espalda. Y antes de salir a la ruta quiero dejar a todos enterados de que paso hasta el dia de hoy.


     Cuando salí de Toledo estaba con ganas de ver familia, y porque no, de paso, esquiar un poco. Y en la casa de la familia de Micheline, la hermana de mi papá, se me daban las dos cosas. Entonces me tomé un vuelo a Marsella, ya que éste era uno de esos caso donde el tiempo apremiaba, y de ahí subí en tren a Vallouise en los Alpes franceses. Pasé casi dos semanas en un hermoso pueblito frances. La primer semana estaban mis dos tíos, Micheline y Jean-Luc, y sus dos hijos (Fabrice y Sonia) con sus parejas (Nora y Guillaume) con casi todos mis sobrinitos (Amandine, Berenger, Arthur y Corentin). Porque ellos eran los más importantes y fue por ellos que tomé el avion, ya que cada minuto que hubiera viajado a dedo eran minutos que no estaba con ellos. Y estuve entonces unos 5 dias donde a las mañanas esquiabamos un poco y por las tardes haciamos vida tranquila en la casa, con muchas charlas y muchos juegos.

     El Domingo por la mañana las dos familias de Sonia y Fabrice partieron, y yo me fui a esquiar solo. Y por la tarde llegaron unos amigos de mis tios (Jean-François, Monique y Odille) y con ellos pasamos los demás días de la semana. Esta semana fue para mi mucho más activa en cuestiones deportivas, porque vino cargada de sol y buena nieve, por lo que aproveché para esquiar y sacarme el mono de todo el esqui que me hacia falta. Para los ultimos dos días llego la compañía de mamá, que había venido desde Argentina para viajar conmigo a pasar Pesaj a Israel.

     Y por eso al volver de Vallouise, y luego de dos días de descanso en Versalles, volamos a Tel Aviv y de ahí fuimos en auto a Kyriat Bialik, para pasar Pesaj en la Tierra Prometida. Ahí está la casa de mi tía-abuela Juli, otra de las artistas de la familia, de la cual espero aprender a hacer algunas artesanías (guiño, guiño). Y esas fueron dos semanas de pura emoción! Con mucho para hacer entre las visitas a ciudades, como Haifa y Tel Aviv; a centros históricos, como Jerusalem, Akko o Masada; a lugares naturales, como el Mar Muerto o Rosh HaNikra; o al Hospital. Si, al hospital, porque mi tío-abuelo andaba medio mal, y cuando íbamos o volvíamos de algún lado solíamos parar a visitarlo. Y no nos olvidemos de la cena de Pesaj, lo que se conoce como la Pascua judía, donde pude reencontrarme con una rama de mi familia que casi no conocía. También vinieron Mariana, una de las hijas de Juli, y Gianmarco, su actual "circunstancia" (como decía una vieja), y con ellos tuve el toque joven que ya me hacía falta, y paseamos por las playas, la noche y la montaña. Pero todo lo bueno debe acabar para dejar lugar a más, y al final de las 2 semanas volvimos a Paris.

     Pasé los últimos diez días en la casa de mi prima/tía Moni, otra de las hijas de Juli. El primer día acá paseamos con Gabi, el menor de Vivi, la otra hija de Juli, como para completar el bingo. Después que Gabi se fue para su casa, con Susy estuvo todo centrado en la Maratón. Sí, la maratón. Porque mi mamá, la Susy, con sus 61 añitos bien llevados, el 7 de Abril de 2013 corrió y terminó los 42 mil 195 metros de la Maratón de París. UN APLAUSO POR FAVOR! Y el Lunes descansamos, porque aunque yo la acompañé a su lado en bicicleta y no caminando, 42km en 6 horas de bicicleta cansan a cualquiera.

     Los ultimos dias de esta semana ya sí transcurrieron mas tranquilos. Yo una noche me saqué las ganas de bailar un poco de swing después de Toledo; fuimos también a conocer el castillo de Saint-Germain-en-Laye, que pocos saben que era el castillo de la familia real de Francia hasta que Louis XIV decidio mudarse a Versalles y asi los destino a ser la nueva residencia real hasta la Revolución.

     Y Mamá se fue a New York el viernes, y yo me tomé el día de hoy para prepararme. Ya mañana salgo a hacer dedo hacia Chartres, el destino elegido para volver a mi vida de nómada y viajero. Porque después de casi un año de una vida sedentaria, o al menos tranquila, volver a la ruta es todo un tema. Todo un tema del que les voy a contar en mi próximo relato.


      Entonces me despido. Hasta una nueva entrega. Gracias por compartir conmigo toda la buena onda.
Abrazos para todo el mundo! Y, como siempre, no se olviden de ser felices.

Nos vemos por el mundo,
Martin "hijo-de-maratonista" Lobert


Comentarios

Entradas populares de este blog

Como salir a la ruta en una Moto de 110cc (presentando a Julieta en sociedad)

En Moto por la costa Patagónica! Uniendo Ushuaia con Viedma!

Noruega 1/2: los primeros días hacia Lindesnes Fyr