jueves, 31 de octubre de 2013

A dedo, lejos y apurado. O un recuento de como llegué de España a Senegal - Tercera Parte

    Esto es un recuento cronológico de como viajé a dedo (o auto-stop) en Septiembre 2013 desde Toledo en España hasta Saint Louis en Senegal; y mis aventuras con los ríos, las fronteras y las visas. Como es bastante largo, voy a hacer varios artículos separados. Si buscas leer una historia, espero que la disfrutes; si estas buscando consejos, podes buscarlos por el texto o esperar la ultima parte donde voy a resumir todo lo aprendido.

----- ----- -----     *****     ----- ----- -----

     Mauritania, país de desierto y controles:

     Lo primero que recuerdo pensar al entrar en Mauritania, además del hambre que tenía por no haber comido desde temprano, era que quería cambiar de vehículo. Con Kaba ya no me sentía cómodo, y el hecho de que su camión fuera lento me sumaba incomodidad ya que me estaba tomando demasiado tiempo recorrer el camino. Fue mi suerte que después de comer, estacionado afuera estaba el auto de la mujer francesa que habíamos encontrado en la ruta. Estaba con su hijo ahora, e iban a ir directo hasta St Louis, la primer ciudad dentro de Senegal, y tenían espacio en el auto. Como justo le habían dicho que no a una chica senegalesa, estaban medio dudosos de llevarme, pero al final aceptaron; y yo, contento de poder compartir unas charlas más simples y una velocidad más rápida, me subí radiante a su camioneta Citroën y partimos.

     El viaje fue rápido realmente. Son unos pocos cientos de kilómetros hasta la capital de Mauritania, que recorrimos con muy buenas charlas y a buena velocidad. Yo les hablaba de porque quería llegar rápido a Dakar, y ellos me contaron como habían tomado al decisión de dejar Francia para ir a vivir a Saint Louis. Pareció solo un momento y llegamos a Nouakchott, donde por hablar con un chico que ofrecía sus restaurante en un control policial, terminamos comiendo y durmiendo en su casa. Hacia la calle tenían el restaurante, y lo que creímos que era un buen precio para una habitación de hotel para 3 personas, terminó siendo 3 personas durmiendo en un mismo colchón en el piso, en lo que pareció ser la habitación principal. ¡Bienvenidos a Mauritania!

     A la mañana siguiente salimos temprano después de un desayuno liviano. Recorrer las rutas de este país implican encontrar un control policial cada 50km aproximadamente, y todos queriamos llegar temprano a la frontera. Por suerte Kaba me había avisado, y yo estaba preparado con fotocopias de mi pasaporte. Y como para el auto habían hecho lo mismo con los papeles y el seguros, en los controles era simplemente entregar "les fiches" y nos dejaban continuar. De esta manera pronto estuvimos en Rosso, la frontera con Senegal, desde donde se toma el ferry al otro lado del río Senegal. Para hacer los papeles de la frontera le habían dado a Sebastien el número de un chico que nos podía ayudar, y con velocidad por una apropiada comisión (según él) nos metió rápidamente en la barcaza.

     Entrando a Senegal, todo se paga:

     En la frontera nos encontramos con dos problemas. El primero fue que hacía solo unos pocos meses no se podía tramitar la visa a la entrada al país, ni siquiera para europeos, y que era obligatorio hacer una solicitud por Internet. Este era al parecer mi problema. Pero como segundo problema nos encontramos con que con los papeles que ellos tenían diciendo que vivían en Senegal, que eran papeles emitidos por Francia, a ellos tampoco los dejaba entrar. Por lo que el problema de tramitar al visa pasó a ser algo de todo el grupo. Claro que al ser una ciudad de frontera complicada, podes salir del paso y "entrar al país" para ir a un cyber y hacer el tramite online, solo que habiendo dejado el pasaporte con la Policia. Así que entramos, fuimos al cyber y llenamos el formulario en www.visasenegal.sn, pagamos los EURO 50, y esperamos. Porque pueden tardar varios días en autorizarlo!

     Y después de varias horas, cuando ya la situación nos había hecho buscar una habitación de hotel para la Mamá que estaba muy cansada, Sebastien llamó a otro de sus amigos senegaleses y éste le recomendó ir a Saint Louis, dormir ahí, y volver a los pocos días a terminar el trámite de la visa y recuperar los pasaportes. Yo estaba dudoso de abandonar mi documento, pero por otro lado ya había quedado claro que lo que buscabas el Oficial era un "arreglo" para agilizar el trámite. Así que nos fuimos a dormir en la casa de los franceses, pasamos dos noches, y volvimos para recuperar los pasaportes... habiendo pagado la tarifa especial por "agilización de trámite", o coima.

----- ----- -----     *****     ----- ----- -----

     Después de esta aventura, resumiendo mi experiencia, aprendí que prepararse a veces es necesario y que la completa improvisación, aunque divertida y aventurera, no es lo más recomendable cuando uno viaja con una fecha límite, sea por la razón que sea. Y por más que a mí me fue bastante bien, me podría haber ahorrado algunas gotas de sudor si hubiera hecho mi investigación de antemano. Es por eso que acá quiero poner esas cosas que aprendí, porque aunque no sean muchas sí podrán ayudar a aquellos que buscando información llegaron hasta acá. Aclaro que toda esta información es válida en mi mejor conocimiento hasta Septiembre 2013, y la doy sin garantías de ningún tipo.

MARRUECOS:
  • Se puede cruzar a dedo, pero en mi experiencia únicamente con los camioneros. Ir a la barrera de entrada de los camiones, al lado del estacionamiento del SPIF y preguntarles directamente a los choferes.


MAURITANIA:
  • La Visa hay que hacerla en la Embajada de Mauritania en Rabat, que permite entregar los papeles de 9 a 14 horas, por lo que recomiendo ir alrededor de las 8. Es necesario llevar: 340dh + 2 fotos 4x4 + 2 fotocopias del pasaporte.
  • La Embajada se encuentra en 6, Rue Thami Lamdouar, Souissi RABAT (junto a Av Mohamed VI - Av Mehdi Ben Barka). Y el telefono es el (+212) (537) 65 66 78. Desde el centro se toman el bus 26a en Avenue Patrice Lumumba.
  • Llevar fotocopias del pasaporte, para agilizar el paso por los controles policiales.


SENEGAL:
  • Es necesario tramitar la Visa antes de llegar a la frontera, pero cuando yo pasé si no estaba ya en el pasaporte desde Europa, el único lugar para tramitarla era en la frontera de Rosso. Es necesario entrar a www.visasenegal.sn y pagar los EURO 50 por internet; y luego esperar el mail de aprobación (el primero confirma el trámite, el segundo mail confirma la aceptación de el visado).


----- ----- -----     *****     ----- ----- -----

Y así termino mi relato. Fue un viaje movido, lleno de incidentes y aventuras, del cual no me arrepiento ni un poquito. Espero que a quien lo lea le sirva de inspiración y algún día nos crucemos por el camino.

Dejen sus comentarios si quieren, y no duden en preguntar si piensan hacer algo parecido!

Saludos desde un rincón del mundo,
Martin
Nos vemos por el mundo!

martes, 15 de octubre de 2013

A dedo, lejos y apurado. O un recuento de como llegué de España a Senegal - Segunda Parte

     Esto es un recuento cronológico de como viajé a dedo (o auto-stop) en Septiembre 2013 desde Toledo en España hasta Saint Louis en Senegal; y mis aventuras con los ríos, las fronteras y las visas. Como es bastante largo, voy a hacer varios artículos separados. Si buscas leer una historia, espero que la disfrutes; si estas buscando consejos, podes buscarlos por el texto o esperar la ultima parte donde voy a resumir todo lo aprendido.

----- ----- -----     *****     ----- ----- -----

     De un lado al otro del charco:

En el ferry, esperando la cena
     En Algeciras lo que más me costó, en tiempo y caminando, fue encontrar el lugar dónde hablar con los camioneros. Porque para cruzar a Marruecos en ferry el auto se paga por pasajero pero en camión no, por lo que es fácil encontrar un camionero contento de ayudarte a subir al ferry. Primero caminé desde la entrada de camiones al puerto hasta la entrada principal, unos 30 minutos; después pasé por la terminal de pasajeros, a otros 10 minutos de caminata; hablé con otro viajero de a dedo, una controladora de una compañía de ferry y hasta con el policía de control de pasaportes de los autos, solo para averiguar donde era mejor para subir a un camión. Y me dieron dos opciones: el estacionamiento pago "La Isla Verde", donde esperan muchos de los camiones a que les llegue el tiempo de embarca, y el más cercano parking del PIF (el control de sanidad); como ya había caminado bastante, me incliné al segundo. Y fue una buenísima decisión!Si bien en el estacionamiento en sí no conseguí nada, porque la gran mayoría ahí espera después de bajar del ferrys, lo que hice fue conocer y hablar con dos camioneros españoles que me dieron "la posta", la mejor información. Me dijeron que lo mejor era quedarme justo antes de la barrera de entrada a los barcos, que es dónde suelen esperar los camiones antes de subir, justo al lado del PIF.


     Me pareció que lo mejor era presentarme con el policía que controla la entrada, para tener su visto bueno y con suerte su ayuda; y él me comentó los siguientes horarios de ferrys, y en consecuencia los mejores momentos para estar ahí esperando. En cuánto se fue acercando la hora de embarcar se juntaron algunos camiones, y yo tranquilamente me acerqué a todos para pedir que subieran al barco. Y luego de hacerse los difíciles, dos conductores marroquíes nos invitaron a subir a mi y a otro mochilero francés. Es excelente subir con camioneros, porque conocen todo y tiene comidas gratis. Yo aproveché al máximo y después de cenar, me tomé una ducha (siendo ésta una de mis mejores decisiones porque iban a pasar 8 días hasta que pudiera tomarme la siguiente).

     El viaje a Rabat y la visa para Mauritania:



     De los camiones nos olvidamos al llegar a puerto, así que con Baptiste decidimos pasar la noche en el Puerto de Tanger Med y continuar viaje a la mañana siguiente. La noche estaba incomoda y fría, hasta que pensé y saqué mi bolsa de dormir. Al despertarnos hicimos un rápido desayuno juntos, y nos separamos porque él se iba a recorrer Marruecos tranquilo, empezando por Chefchaouen, y yo iba lo más rápidamente posible a Rabat, por la visa para Mauritania, y luego derecho sin escalas a Senegal. En media hora me levantaron para Tanger, y lo salude a la distancia a Baptiste que aún estaba esperando. Lamentablemente para mí me dejaron en la Garre Routierre, la terminal de ómnibus, ubicaba en el centro de la ciudad, lo cual me implicó una caminata de varios kilómetros para salir del centro; pero si pensamos que entre caminar y hacer dedo me tomó 1 hora salir de la ciudad, no estuvo tan mal.

Al menos me regalaron un melón
cuando no sabia que hacer
     Me levantó un marroquí que cuando le dije que no tenía dinero para ayudarlo puso cara fea, pero no me pidió bajar del auto. Que él iba hasta Kenitra, casi Rabat, me venía ideal; lamentablemente había estado de fiesta la noche anterior y a los tantos kilómetros me dejó fuera de la autopista en pueblo dónde él se iba a descansar en lo de sus familiares. Esto me significó una buena hora entre entender que me convenía, si quedarme en la ruta nacional dónde estaba o volver a la autopista; y conseguir quién me llevara de vuelta al peaje, como decidí hacer. Al llegar al peaje me tomé un descanso, y almorcé la tortilla pre-cocida que había comprado como seguridad en Algeciras antes de subir al camión. Después me tocó buena suerte y a los quince minutos estaba en un auto con un gallego que iba hasta Casablanca, y que por lo tanto a mi me daba pasaje non-stop a Rabat. De la Periférica dónde me dejó Guillermo me subí a un bus al centro, porque ya estaba harto de cansado y todavía tenía que aprender bien dónde, cuando y como ir a la Embajada de Mauritania para conseguir su visado.

     Yo había aprendido antes, en mi anterior viaje por Marruecos, que la visa para Mauritania no se puede hacer el la frontera y que el mejor lugar para sacarla es Rabat; hay un cartel que dice que existe un puesto fronterizo para hacer el trámite, pero cuando yo crucé aún no funcionaba y yo no tomaría los riesgos. Con todos los requisitos en mano*poner link al detalle* me presenté a las 8am para estar temprano y hacer el trámite, y si uno va preparado se entregan todos los papeles a las 9am cuando abren la puerta, y a las 14rs yo retiré mi pasaporte húngaro con el dichoso visado.

     De Rabat a la Frontera:

     Yo esperaba que hubiera mucha gente a la tarde a la entrega de los pasaportes como para preguntar y
Mate en la ruta
conseguir un viaje hasta Mauritania; y no pude estar más equivocado. Hubo relativamente poca gente, y con quién yo había hablado y creí que me llevaría me dijo que no tenía lugar, lo cual me dejó con pocas opciones. Quizás hubiera estado mejor si preguntaba por la mañana, pero a mi no se me ocurrió. No había ningún europeo, y como en la costumbre africana no se piensa en un viaje así de largo gratis, decidí pagar lo que me estaban pidiendo para bajar de un tirón hasta mitad de Mauritania, la capital Nouakchott, y asegurarme llegar en pocos días y cero esperas. Así fue que decidí viajar con Kaba en su camión, un malí que bajaba cargado de mercancía para revender en su pueblo. La primera parte del viaje, por la autopista, no íbamos tan mal, 80km/h como yo hubiera esperado, y el segundo día llegamos incluso a los 100! Pero antes de Agadir hay una rampa que para subirla hubo que ir a 20km/h. Y a esa asombrosa velocidad promedio de 60 km/h tardamos 4 días en llegar a la frontera.

La Estación en la Autopista
La cabina del camión
     La primer noche dormimos en el suelo al lado del camión en una estación de servicio en la autopista. El camión parecía tener una pequeña pérdida de líquido de freno y el dueño decidió no arriesgar. Para la segunda recorrimos varios kilómetros pasando Agadir, y después de conseguir consejos profesional respecto a la pérdida de líquido de freno y de un almuerzo en Tiznit, paramos Guelmin y yo me negocié un precio barato para dormir en un hotel mientras Kaba se instaló como pudo en la cabina del camión. La tercer noche todavía nos tocó pasarla en otro pueblo, ya en los territorios de Sahara, Boudjour, y ambos dormimos cómodamente en la vereda al lado del camión; en este pueblo nos encontramos con otras personas que estaban en el mismo tipo de viaje que Kaba: bajando de Europa, con sus respectivos vehículos cargados de cosas,  yendo a sus pueblos para revender y conseguir una diferencia. Y la cuarta y última noche tuvo lugar al borde del país, justo afuera de la frontera que ya estaba cerrada; y como a Kaba le invitaron la noche de hotel, y para mí era muy caro, fui yo quién se acomodó en la cabina del camión para pasar la noche.

     Durante todo este trayecto de viaje, más de 1800 kilómetros desde Rabat hasta la frontera del lado Marroquí, transcurrió sin grandes acontecimientos durante los momentos en que estábamos moviéndonos en el camión. Kaba manejaba, normalmente silencioso y con cara de cansado, y yo me las ingeniaba para no aburrirme. Cada tanto intentaba hablar con él; la mayoría del tiempo me la pasaba mirando hacia afuera por la ventana y dejando a mi mente divagar, y también empecé a escribir notas sobre éste artículo del Blog, y algunos otros que se me iban ocurriendo. Lo único digno de contar nos ocurrió a unos 200 km de la frontera, justo pasando la ciudad de Dakhla, donde Kaba reconoció un auto que había visto en Rabat afuera de la embajada de Mauritania. Era una camioneta Citroën que dentro había una señora mayor, y nos contó que su hijo se había ido a dedo a la ciudad a conseguir una rueda de repuesto para cambiar una que se había pinchado y roto. Le dimos alguna fruta y agua, y con mucha pena la tuvimos que dejar ahí para seguir nuestro viaje.

Dato: a 80km de la frontera está la última estación de servicio. Y me contaron que una habitación para dos personas, con ducha caliente, e internet y wifi, estaba a 100dh. Una buena opción considerado que en la frontera pedía 150dh por persona para la.habitación, o 40dh para tirarse en un colchón en el piso en una habitación común.


     Entrando a Mauritania, frontera número 1:


La despedida (o bienvenida)
 del Rey de Marruecos
     No tan temprano a la mañana, con el ruido general de la gente despertando, me levante del camión y me prepare para cruzar. Kaba no me dio muchas opciones, y me dijo de tomar mi mochila y encontrarme con el del otro lado de la frontera. A pesar de mi creciente confianza en que no me iba a robar, le había prestado 40 euros el otro día y el había prometido devolvérmelos en cuando a el le devolvieran una fianza que había dejado en aduana, por lo que yo no me quería separar mucho de el. Entre a la frontera caminando, complete el papel con mis datos, deje mi pasaporte a hacer la fila por mi, como todos los demás, y luego de una breve espera ya había terminado la parte de la Policía Nacional. Kaba apenas había colocado su pasaporte en la fila. Mientras yo lo esperaba, el me dijo de ir a la siguiente etapa y completar el registro de la Gendarmería Real, y para no discutir hice esta etapa y salí del puesto fronterizo.

     Tierra de Nadie le llaman a ese estrecho de desierto entre la salida de Marruecos y la entrada a Mauritania. Se nota que ninguno de los dos gobiernos quiere hacerse cargo de su mantenimiento ni de su infraestructura; ni de su seguridad. A pesar de que con la luz del día yo me siento seguro, se ven los autos desmantelados en la distancia, y los restos de electrodomésticos y electrónica en general que fue desarmada para otros usos. El camino es de los peores del mundo, al menos que yo halla atestiguado, sin una gota de asfalto, con muy poco camino consolidado, lleno de agujeros entre las grandes piedras que sobresalen por la arenas, algunas lisas y otras filosas como cuchillas.
En el camión con Kaba
     Cuando Kaba salio de la frontera, aparentemente ignorándome, adelanto el camión una centena de metros y se bajo. No me dejo abrir la puerta para meter mi mochila dentro. Primero quería cambiar dinero, y me devolvió mis 40  euros en 400 dirhams. Aunque con ese cambio yo perdía automáticamente un 10%, ya había entendido que para los africanos en general esa diferencia no existe. Lo buenos es que para los cambistas tampoco, y el cambio que me ofrecieron para la moneda de Mauritania era lo mismo que su hubiera cambiado euros.

Dato: si tiene la posibilidad, cambien euros a cambio oficial antes de estar muy cerca de la frontera, y así se gana ese 10% que los cambistas ignoran.

     Hecho el tramite de divisas, subí mi mochila a la camioneta de una amigo de Kaba y yo al camión de Kaba, separándome por primera vez de mi mochila. El camino los circulamos a menos de 10 km/h. Literalmente yendo mas lento que paso de hombre algunas partes, como pude comprobar por el chico que caminaba a nuestro lado y por momentos nos sobrepasaba. Cuando llegamos a la entrada a la frontera de Mauritania, de nuevo me baje para hacer el tramite por mi cuenta. Me iba a reunir con Kaba afuera del puesto fronterizo y seguir viaje hasta la Capital.

     La primer reacción del gendarme que me dio la bienvenida al país fue desconfiar que me hubiera bajado del vehículo en el que había llegado y que cruzara la frontera por mi cuenta. Cuando le explique que solo viajaba en el camión como de a dedo y que no hacia todo el viaje con el, de mala gana me señalo la oficina a la que tenia que ir. En orden inverso a la salida de Marruecos, lo primero fue establecer mi identidad con la Gendarmería Nacional, a quienes les preste mi birome de Sistran para completar mis datos; y después caminando hasta la parte de la Policía Nacional para que ingresen mis datos en sus computadoras. Y mas fácil y rápido de los previsto, estaba dentro de Mauritania.

     Kaba parecía estar yendo y viniendo, peleándose con los tramites, así que yo me senté para tomar un te con galletitas, dado que no había desayunado nada excepto una manzana hacia horas. Pero al rato vino un chico que estaba ayudándolo a Kaba con los tramites, diciendo que los acompañara. Kaba me pidió, sin dejar de dar unas vueltas al asunto, que le prestara 50 euros para poder entrar su camión, prometiéndome que después me iba a devolver mas de lo prestado. Yo estaba muy concentrado en la cantidad de dinero que me estaba constando el trayecto, y perder la diferencia del cambio no era algo que me interesara; pero opciones no tenia, ya que sin camión no tenia transporte. Le preste los euros y me senté a esperarlo. Cuando hubo terminado, como ignorando el favor que yo le había hecho, no me aviso de ninguna manera especial que subiera mi mochila al camión, y casi solo de pasada me pregunto si yo había comido, porque el se iba a sentar a comer algo. Nos sentamos a comer, y compartimos así nuestra ultima comida juntos.

     Unas fotos de la ruta:

Camino de montaña
Los que se cruzan por la ruta


Entrando a Boudjour 



----- ----- -----     *****     ----- ----- -----

     Así entre en Mauritania. Todavía tenia algunos días y algunas aventuras mas antes de poder cantar "Victoria" en mi viaje a Senegal; pero vamos a dejar algo para leer otro día.

Dejen sus comentarios si quieren, y no duden en preguntar si piensan hacer algo parecido!

Saludos de Mama África,
Martin
Nos vemos por el mundo!

sábado, 28 de septiembre de 2013

A dedo, lejos y apurado. O un recuento de como llegué de España a Senegal - Primera Parte

     Esto es un recuento cronológico de como viajé a dedo (o auto-stop) en Septiembre 2013 desde Toledo en España hasta Saint Louis en Senegal; y mis aventuras con los ríos, las fronteras y las visas. Como es bastante largo, voy a hacer varios artículos separados. Si buscas leer una historia, espero que la disfrutes; si estas buscando consejos, podes buscarlos por el texto o esperar la ultima parte donde voy a resumir todo lo aprendido.

----- ----- -----     *****     ----- ----- -----

     Introducción:
     Saint-Louis es la primer parada que pensé hacer en Senegal; y de Toledo hasta ahí hay más de 3600 kilómetros, y yo los quería hacer a dedo en menos de una semana. En auto y según la Internet se tardan 43 horas sin parar.  También vale considerar considerar que esto lo iba hacer por países dónde el dedo no funciona de lo mejor. En España funciona pero lento, y es considerado por lo entendidos del tema unos de los peores países de Europa para viajar así. En Marruecos la gente suele esperar, y asumir incluso, que les vas a pagar; y cuando les decís que no querés o no podes pagar, varios emprenden viaje y te dejan en donde estabas. De Mauritania mucho no sabía, sólo cosas al pasar o por internet, y no tenía mejor pinta que su vecino al norte. Y de Senegal no sabia nada, pero mi impresión era que iba a ser similar a los anteriores.


     1er dia por España, más lento de lo esperado:
     Salir de Toledo fue lo más fácil, y yo estaba tranquilo desde que mi amiga Cris me dijo que el mismo Martes que yo pensaba salir, ella bajaba a su pueblo y me podía acercar hasta allá, lo cual me daba un excelente comienzo. Viajamos algo como una hora, hablando de la vida y despidiendonos de a poco. Empezaba con la suerte de mi lado y me dió la ilusión de que seguiría así. Y justo después de que Cris me dejó la suerte me cambió, y aunque desde el supermercado dónde nos despedimos me levantaron relativamente rápido, este hombre me dejó a pocos kilómetros en la salida de otro pueblo en dónde estuve 1 hora parado en la autovía intentando que me levantarán a Manzanares, dónde se cruza la ruta hacia el sur, o a cualquier lado! Pero ese pedazo de ruta a la hora que yo estaba ahí no está muy transitada, lo que solo ayudaba a estirar el tiempo de mi espera.

     Al fin y al cabo frenó un tío en una furgoneta y me dejo en un buen lugar, ya habiendome alcanzado todo el tramo hasta la ruta A4 hacia Andalucía; y entonces volvió a mejorar un poco mi suerte cuando al primer camionero que encaré me dijo que me llevaba sin problemas, solo debía esperar su media hora de descanso reglamentaria. Y como él iba a Córdoba y yo quería ir a Granada, me sugirió dejarme en un gran parador dónde frenan muchos camiones y que para él era mi mejor opción.

     En ese parador, el Guarroman, estuve más de una hora preguntando sin suerte a todo conductor que se cruzara por mi camino; y yo estaba parado en la única entrada a la caja, por lo que todos pasaban por mí. No puedo decir que todo es culpa de la mala voluntad de la gente, porque aunque todos a quienes les pregunté se negaron a llevarme, no fue tanta la gente que paró en esa estación, y también hay que mencionar que la mayoría iba en dirección norte. Al final decidí cruzar del otro lado de la autovía, porque este parador esta de la mano que va al norte, y del otro lado hay otra estación de servicio, e iba a poder agarrar a los que frenaban a cargar ahí y también a los que subieran a la autovía en mi misma dirección sur. Y OTRA HORA de espera después me levantó un vendedor que volvía a su casa, y tuvo la gentileza de desviarse algunos kilómetros para dejarme en una estación con restaurante que el consideraba un excelente lugar para preguntar por un viaje hacia el sur.

     Está estación, llamada casualmente El Oasis, fue dónde pasé la noche. Porque sí bien no llegué tan tarde, como a eso de las 19:15, sí se puso oscuro al poco tiempo; y habiéndole preguntado a pocos autos y camiones, me hice amigos de dos camioneros que me convidaron cena y unas historias, y uno me invitó a dormir debajo de su camión, para estar al cubierto y un poco protegido. Él no salía hasta las 10 de la mañana así que yo no corría peligro de que me pisara al partir. :-)


     2do dia por España, la llegada al Mediterraneo:

     La mañana siguiente, gracias al ruido de los camiones que partían desués de pasar la noche, amanecí temprano, aunque al parecer no lo suficientemente temprano y la mayoría de los camiones ya se habían ido. Así que me puse de guardia en la entrada al Café y le pregunté a todos los que por ahí pasaban. Casi una hora y media después encontré el alma caritativa que coincidió en que iba en mi dirección y se alegraba por alcanzarme. Él iba a Granada y me recomendó no entrar a la ciudad porque después iba a ser muy difícil salir del centro urbano, por lo que lamentablemente el viaje no fue tan largo. Le pedí que me dejara en dónde él pensara que era mejor para mí aún cuando a mí normalmente esto de pedirle a los conductores consejos de lugar no me ha dado bueno resultados, pero hay veces que no tengo otra alternativa.

     En la estación donde me dejó no estuve mucho tiempo, y a los veinte minutos fui invitado a subir al auto de un hombre de Ceuta que me había visto preguntar en vano un par de veces y sintió simpatía. Con él anduve hasta Fuengirola, un pueblo pasando Málaga, en un viaje súper cómodo dónde incluso me invitó el desayuno. Como lugar para dejarme me dio a elegir entre debajo de un puente o una estación de servicio, y yo me incliné hacia la segunda. Rápidamente noté que mi elección no había sido muy buena, porque esa era un estación de servicio de barrio que no me iba a dar resultado, así que me salí y me puse en la salida de la rotonda hacia la autovía. Al ser una autovía gratis y en medio de una zona residencial de pueblos pequeños, lo que más tuve fue esa señal de la mano con la que te dicen: "me quedo acá nomas". Agh! Por suerte no esperé mil años y me levantó un tío que me sacó de ahí y me dejo en un rotonda algo mejor ubicada. Desde ahí un ruso en un auto lituano me llevó hasta el supermercado dónde hacia la compras, que resultó ser tan mal lugar que caminé unos 20 minutos hasta una estación de servicio un poco más adelante, que también era un pésimo lugar.

     Le rogué a muchos conductores por que me sacaran del medio del pueblo, y a uno le dí suficiente lástima como para que dejara sus compras de lado y fuera derecho a casa, alcanzándome así unos 5kms. Casi al instante me levantó una pareja jovencita que entendían esto de hacer dedo, y me dejaron en una linda rotonda con un buen caudal de autos. De ahí hasta el desvío hacia Gibraltar conseguí viaje con una pareja de ingleses que vivían en la ciudad británica. Y me encontré en San Roque, un lugar dónde ya había estado la anterior vez que fui a Algeciras. Está vez me encontraba armado de un buen cartel con mi destino escrito fuerte y claro, y gracias a él es que me levantó el pibe que me llevó hasta el final del camino, que me contó que siempre veía ahí gente con cartel "Málaga"... que queda para el otro lado!

----- ----- -----     *****     ----- ----- -----

     Llegué a Algeciras, la gran frontera entre Europa y Africa. La historia de como continuó el viaje hasta Senegal lo dejo para el próximo artículo.

Dejen sus comentarios si quieren, y no duden en preguntar si piensan hacer algo parecido!

Saludos desde Mama Africa,
Martin
Nos vemos por el mundo!

viernes, 20 de septiembre de 2013

De Belfast a Toledo

     Desde el momento que tome la decisión de volver a Argentina para el cumple de mi abuela, estuve mirando de cerca el calendario para poder ver todo lo que quería ver sin dejar de ver a la familia de Francia, ni a  Toledo con su Lindy Hop Exchange, antes de salir de Europa.


El Pescado de Belfast
Mis colegas en la Aldea Global
Dungloe
Descansado en Galway
     Lo primero que voy a contar es que entrar en la Isla Esmeralda me significo pagar le primer medio de transporte en muchos meses: EL FERRY. Al parecer ese no hay manera de salvarlo. Y relajado como venia viajando, tampoco cambie la rutina tan rápido, y pase 4 noches en Belfast, la primera pagando y las demás trabajando en el hostel Global Village a cambio del alojamiento. Tres días muy relajados que no tuvieron mucho turismo, y llego  el día para salir del Reino Unido y entrar en Irlanda. Me habían dicho de ir a Donegal, y yo en lugar de la capital de ese county fui a Dungloe, un pueblecito ahí cerquita. Todavía relajado, me quede 3 noches y disfrute de las charlas y de la compañía de Brian. Después yo quería ir a Dingle, un pueblecito muy recomendado, pero no llegue. Ya se hacia de noche cuando pasaba por Galway, otra que también había sido muy recomendada pero que yo descartaba por "ciudad", y ahí me quede. Para la primer noche no conseguí CS, así que me conforme con negociar el precio de un hostel, y esa noche, desde la ventana de la cocina del hostel, vi a unos chicos bailando Lindy en la calle! Así que cruce en cuanto pude al bar de donde habían salido, pero solo pude escuchar los últimos acordes de la ultima canción, y ya se termino la noche. De baile nada mas, pero por suerte para el segunda noche encontré host y me quede con Tanya. Pero ya no me relaje tantísimo, y al día siguiente salí para Dublin.

Una foto obligada de Dublin
     En Dublin no había conseguida NADA de CS donde dormir, pero si supe que había una reunión semanal donde iban muchos, y me pareció un buen lugar como cualquier otro para preguntarle a alguien: puedo dormir en tu casa? Que al final, minutos antes de la reunión, me aceptara Joaquin fue muy bueno, como para respirar tranquilo. Mas tarde esa noche, Mariam me dijo en la reunión que me podía tener la noche siguiente si necesitaba. Y Leonardo me mostró la máxima hospitalidad brasilera en mi tercera y ultima noche en Dublin. Porque en Dublin me dejé de relajar por completo e incluso me empezaba a estresar con los tiempos, así que tome la decisión de salir mas pronto de lo previsto.

Mención especial para la primer persona en mi vida que me dio dinero por mis malabares =)
En la playa, no por eso en la arena
     Y que buena decisión! Por ese día extra, y después de pagar el Ferry para salir de la Isla, visite a Hernan en Londres y pase una noche con Mariana, antes que ella viajara a Israel. Temprano me fui para llegar a Dover y hacer dedo en el ferry a Calais, porque en este si se puede viajar de arriba, pero a Calais ya llegue tarde y dormí bajo la estrellas en la playa. Nada mal. Y rapidito para Paris, para visitar a los tíos; la prima/tía, y el nuevecito recién nacido primo!!! También lo llegue a ver a mi viejo, que justo viajo a Paris cuando yo todavía estaba ahí, lo cual dio un broche de oro a las visitas familiares.








     Para salir de Paris tuve mi primera falsa partida. Estuve 4 horas, entre una estación de servicio y debajo de una autopista, compartiendo espacio con la ocasional lluvia, para conseguir un viaje hasta la primer area de descanso fuera de París, todavía lejos de Lyon. Así que me volví, pase la noche en el departamento que alquilaba Phillipe, y al día siguiente volví en RER a la misma área. Ahí ya con mejor suerte llegue a Lyon en solo 5 horas, para ver a la familia de mi prima Sonia, compartir una cena y una caminata por la ciudad; y al día siguiente seguía el viaje. Llegar a Toulouse me fue facil, solo 6 horas y 3 autos, despues de haber salido de Lyon que no fue nada fácil, y el ultimo auto me dejo en la misma estación de Tram que debería tomar para ir a lo de Fabrice, donde pase esa noche con él y las chicas.
Ella queria sacar fotos, y a mis princesas no puedo negarles nada

Lyon de noche, de paseo con mi prima










     El ultimo día de viaje lo empece bien temprano, porque era unos 800 kilómetros para hacer en el mismo día, algo que nunca había intentado, y que me tomo 13 horas, donde lo mas difícil fue desde que entre a España hasta llegar a Burgos, con en una larga combinación de largas esperar y cortos trayectos. Aunque de Burgos la suerte cambio y se me dio encontrar dos argentinos que no solo me llevaron a Madrid de un solo viaje, sino que tenia mate para la ruta! Que rico es un mate en la ruta!

Desayuno a la Toledana

     El ultimo tirón lo hice en bus, porque entre la noche y el cansancio, ni conseguía moverme. Llegue de suerte al ultimo bus, y después de una hora y media volví a pisar suelo toledano. Vi a mi compi Sandra, a los compañeros de swing, a muchos de los otro amigos por las calles, y pase un fin de semana a mucho Hop que me dejo con la rodilla rota que aun me duele.
Un lujo bailar en este lugar!


















     Y ahora ya estoy en Marruecos, esperando la visa para irme a Mauritania, como paso hacia Senegal y la aventura. Pero de esto les cuento como me fue la próxima vez.


Cuidensen! Y no se olviden de ser felices!
Desde Rabat, con muchos abrazos,

Martin
Nos vemos por el mundo!



viernes, 16 de agosto de 2013

Por favor, llévese su basura de vuelta con usted!

     Los últimos días tuve la suerte de poder salir a la montaña! Espectacular! Estuve subiendo y caminando por los lados de Sgurr nan Gillean en la Isla de Skye, y el Ben Nevis cerca de Fort William, este ultimo siendo la más alta del Reino Unido.

     Y en ambas caminatas me paso lo que me pasa casi siempre que salgo a caminar por la naturaleza: me llene los bolsillos de basura! Esto es algo que hago habitualmente desde que empece a caminar al aire libre, y lo hago con mucho gusto, ya que deja más lindo ese lugar del que yo estoy disfrutando tanto. Y sin embargo no consigo evitar juzgar a quienes tiraron ese pedacito de basura.

     Hay veces que me encuentro con cosas muy chicas, como esa tirita que rompes para abrir una botella de "bebida energética", o la esquina de un envoltorio de "barrita energética", y me molesta que la gente ni piense en la opción de guardarlo en el bolsillo. Ya es suficientemente malo tirarlo en la calle, pero en la ciudades al menos (normalmente) hay servicio de barrendero; pero la montaña no tiene ese privilegio.




     Otras veces esta la "basura orgánica", que la gente tira porque piensa que de todos modos se va a descomponer... Y no piensa lo feo que queda en el camino! Además del detalle de que para descomponerse a las cosas les toman días, o meses! Porque la cascara de banana se descompone en unos 2 a 10 días1, pero la cascara de un cítrico puede tardar 6 meses1! Y a esto hay que sumarle que en la montana, con frío y poca vegetación, las cosas tardan mucho más.









     Y para ultimo lugar deje a los peores: los vicios. Yo entiendo, quizás, que alguien quiera llevar unas latas de cerveza, o unas botellas de vino o cidra, para festejar la llegada a la cumbre. Lo que mi cerebro no consigue comprender es que, después de haberla cargado en la subida llenas, les cueste tanto llevarla en la bajada vacías!

     Y en mi opinión el peor de todos es mi
archi-enemigo, la colilla de cigarrillo. Entre el hecho de que el vicio de fumar es malo para la salud propia y las que lo rodean, y la ironía de estar fumando cuando uno esta rodeado de aire puro, yo no entiendo a los fumadores. Y lo que me enoja mucho es que además de todo eso, crean que esa simple colilla esta bien dejada en la tierra, y no piensen en los 12 años1 que puede tardar en descomponerse ni los 8 litros de agua2 que puede contaminar cada una.






     Bueno, ahora estoy más tranquilo. Hacia rato que quería dejar mi opinión al respecto de este tema, y que mejor lugar que mi Blog? =)

Un saludo para todo. No se olviden de ser felices!

Loberto
Nos vemos por el mundo

lunes, 12 de agosto de 2013

Todo le llega a quien se mantiene un principiante, o como tuve una noche de "Sin Techo"

     Continué viajando de Londres hacia el Norte del Reino Unido. Como siempre, solo con una vaga idea de un lugar para visitar elijo una ruta y espero llegar a un buen destino. Muchas veces busco anticipadamente donde dormir, para tener la tranquilidad de que sin importar la hora a la que llegue, se que hay un lugar cómodo y cálido para descansar. Y muchas veces las cosas se solucionan manteniendo esa vaga idea de un plan de ruta, y otras la ruta planificada cambia para ir a dormir donde hay alguien que quiere tenerme como visitante.

     Al extremo Este del Reino Unido no fui, porque en la ciudad de Lowestoft no conseguí quien pudiera alojarme, lo que sí conseguí en Norwich en casa de Sarah y fue la razón por la cual estuve en esta ciudad, que por contraste con Lowestoft es una ciudad recomendada para visitar y que resulta haber sido Capital de Inglaterra por un leve periodo de la historia. Para visitar el Distrito de los Lagos tampoco conseguí gente que pudiera alojarme, pero ahí estuvo Jess quien me ofreció todo su equipo de campamento para que pudiera ir de todos modos, y gracias a eso pude estar dos noches acampando a la luz de las estrellas rodeado de la Pacha Mama inglesa. También ocurre a veces que para poder visitar un punto específico que me interesa, tuve que dormir alejado e ir a visitarlo en una excursión de un día, como me pasó con el extremo Nor-Oriental del Reino Unido, cuando me tocó dormir en el campo hippie de la familia de Stephanie en el pueblo de Lybster, e ir a pasear por el día a John o' Groats, para empaparme mientras paseaba por los acantilados de la costa norte de Escocia.

     La mayoría de las veces todo queda arreglado y organizado antes de partir, como fue el caso de Nottigham donde John, mi anfitrión, había hasta pensado en todo lo que podía hacer en la ciudad al día siguiente. Y también el caso de Leeds, donde ante mi duda de si visitar la ciudad y asistir a un taller de Swing, los bailarines locales se hicieron querer al encontrarme un lugar donde pasar el fin de semana en menos de 3 minutos en la hermosa casa de Jackie; y con eso me "obligaron" a pasar un fin de semana tranquilo, rodeado de gente linda, bailando hasta la deshidratación.

     Los casos en que todo se arregla durante el mismo día ya los conocen, y me pasó dos veces en este último tiempo. Primero para Edimburgo, porque como es la época de los festivales en la capital escocesa es muy difícil conseguir donde dormir: muchos de los que normalmente alojan de buena voluntad a viajeros como yo, aprovechan esas fechas para hacer unos billetes fáciles alquilando el espacio extra. Pero en mi caso me ofrecieron, en el mismo día en que viajaba y cuando yo ya tenía las esperanzas por el suelo por la falta de aceptación en las semana precedentes, DOS lugares donde dormir: uno me podía ayudar solo por la emergencia de la primer noche, y el segundo tipo me ofreció lugar para todo el fin de semana y se convirtió en un amigo a quien voy a estar esperando volver a enontrar. Y para después de Edimburgo el plan era ir a Inverness y estar por el Loch Ness, pero cuando me llamó Peter para invitarme a dormir a Elgin, me dio la posibilidad de ir a ver lugares que no planeaba visitar, como la comunidad hippie de Findhorn, y de cruzar caminos con personas tan especiales como los lugares donde viven.

     Y todo le llega a quienes, como lee el título, no dejan de arriesgar. Porque cuando me dispuse recorrer la costa norte y oeste de Escocia tenía claro desde antes de partir que no había nadie que leyendo un mensaje en internet que iba a llamarme para ofrecerme su casa para dormir, nadie iba a enviarme un sms salvador a último minuto, no había conocidos ni contactos, todo estaba a la merced del Universo. Y después de lo que fue un excelente día de paseo turístico a dedo, compartiendo el auto con varios turistas que también paseaban, llegue a Ullapool y me tuve en encontrar la vida como pudiera. Mi primer intento fue ir al Hostel local, pero estaba completísimo y el recepcionista no parecía amar a los mochileros como para buscarme una ayuda; después hice un pedido de emergencia en CouchSurfing, pero como esperaba, eso tampoco dio frutos ya que no hay casi CSers en la zona. Entonces, sabiendo que todo iba a estar lleno, empecé a vagar por los hoteles y bares buscando si alguien podría alojarme en su casa, esperando encontrar a ese hippie que existe en todos lados, tan común como el borracho o el loco del pueblo, que siempre invita a gente a su hogar... pero no lo encontré. Entonces, siguiendo la idea del dueño del hotel donde estaba, me puse a tomar una cerveza, esperando que algunos de a quienes él les contaba mi historia encontraran a quien pudiera ayudarme. Y cuando este bar cerró, hice una última vuelta: al chico que trabajaba en un bar que me dijo que me ayudaría para que no durmiera en la calle, no lo encontré porque ya se había ido a dormir; en el camping no había ninguna luz encendida donde pedir misericordia, y hasta el intento de buena voluntad de una mujer por conseguirme un lugar donde acurrucarme en el puerto fue en vano ya que no encontramos a ninguno de los trabajadores del puerto. Como último recurso volví al bar/hotel donde había estado más tiempo, y le pedí ayuda al mozo que estaba cerrando, y por la lástima que me tuvo pensó en aquella solución que se le ofrece a quien ya no tiene más opciones. Me mostró la lavandería donde entre la lavadora y la secadora, y la ropa sucia, podía tirarme en el piso y no pasar la noche a la intemperie. Yo bolsa de dormir no tengo, así que me las rebusque lo mejor que pude: encontré una almohada, una manta para usar de colchón, me agregue ropa para abrigarme, y me acosté; y así pase la noche, frio e incómodo, nervioso de que me despertara el dueño, y despertándome por el frio que no me dejaba descansar.

     A la mañana siguiente, temprano y con mucho frio, salí a buscar agua caliente y algo para reponer energías; y cuando me sentí mejor decidí continuar con el paseo. Me encontré con los primeros dos mochileros de a dedo en todo mi tiempo en Gran Bretaña, intercambié unas palabras y unas ideas, y los vi partir de modos y en caminos distintos. Y yo encontré un Alemán que al no tener planes, estuvo contento de llevarme de acompañante en su auto para recorrer la costa hasta la Isla de Skye, que yo había elegido como siguiente destino. E Igual que el día anterior, tuve un excelente día de turismo, paseando en auto (cómodo y seco) y parando a sacar tantas fotoz como se me antojó, y terminando con un gran almuerzo de invitación de mi nuevo amigo. Cuando me baje del auto en Portree empezó la segunda noche donde no tenía lugar para dormir, y que CouchSurfing no me iba a salvar. Pregunté en los hostel, que estaban más llenos de lo esperado, y con recepcionista que solo parecen contentos de ayudar si sos cliente; uno de ellos cuando le pedí ayuda porque no tenía donde dormir, me mostró el siguiente bus que salía de la ciudad (!). Tuve un momento de duda, de desmotivación, y entonces me di cuenta que mis últimos días habían sido perfectos y que nada podía ser malo del todo, así que sin perder la esperanza encontré un lugar en un hostel de otro pueblito y me dispuse a viajar hasta ahí. Cuando me levanto un chico en su camioneta, empezamos a hablar y le conté mi historia, mi viaje, como suelo conseguir lugares para dormir, la fría noche que había pasado, y la forma en que yo había esperado encontrar una persona que me invitara a dormir en su casa. Y me dijo: "Bueno, si querés podes quedarte en mi casa por un par de noches"... Sí, así de imprevisto porque yo ni lo intente influenciar, como el Universo suele actuar. Terminamos compartiendo una cena, una muy buena charla, y yo pasé una noche cómoda y cálida en una habitación propia, para despertarme esta mañana y sentarme a compartir esta experiencia con quien disfrute leyéndola.

     No es una anécdota menor que tuve dos nuevas experiencias respecto a mis alojamientos, en dos días consecutivos. Es lindo saber que mientras me mantenga un principiante, el Universo va a seguir conspirando a mi favor.

No se olviden de ser felices! Que el Universo solo quiere lo mejor para todos nosotros!

Loberto

Nos vemos por el Mundo

lunes, 29 de julio de 2013

Lo primero es la Familia!

     Despues de la aventura en el mar, me toco volver a tierra. Y no fue solamente el cambio de mar a tierra lo que me tenia un poco nervioso, sino el tiempo que llevaba sin "moverme de casa", que entre el tiempo de Bretaña y el tiempo en Embruns, sumaron casi 3 meses . Obviamente tambien sentia el tiron de la ruta, y volvi al movimiento, a dedo por las rutas, una casa nueva cada dia, nuevos amigos en cada parada.

     La vida me sonrio. Desde el primer lugar donde fui despues de despedir a los 3 bateaux, y contanto todos los lugares en los que dormi hasta hoy, solo me dieron la opcion de sentirme como parte de la familia, como si estuviera en casa. No lo digo unicamente por los lugares en donde duermo, donde ya es costumbre tener plena libertad, sino toda la gente con la cual cruzo caminos. Desde los rincones escondidos de Cornwall o Devon, contando todos los hogares por los que pase hasta la capital Galesa, con todos los conductores que me abrieron su corazon y vehiculo, solo me cruce con gente generosa y buena.

     Por contar algunos ejemplos: mientras ella se iba de camping por el fin de semana, me ofrecio quedarme solo en su casa una noche extra para que pudiera recorrer tranquilo la zona; dos viejos viajeros, en dos autos distintos, en el mismo dia, se desviaron unas decenas de millas de sus caminos para acercarme lo mas posible a donde yo queria llegar; un chico hizo un viaje apurado de 15 minutos en bicicleta solo para acercarme mi sombrero que habia olvidado en su casa; una mujer me acepto sin dudarlo dos veces en su casa para que pudiera asistir a un taller de swing.


     Con ese sentimiento llegue y me fui de Londres, donde la familia que me esperaba comparte mi misma sangre: primos, una tia, y una sobrina que ni con malabares le consigo un beso. Estuve 10 dias disfrutando esa conexion tan especial que se suele compartir con la familia. Y es por esa conexion tan especial que disfruto dia a dia ampliar mi familia extendida.


Pasenlo muy bien! Diganle a su familia cuanto la quieren!

viernes, 28 de junio de 2013

"Martin viaja en Velero: capitulo primero" - 22va entrega‏‏

Hola! Llegue! No nos hundimos ni tuvimos que nadar!

     Le premier part de ce mail je veux l'écrier en français pour remercier mes copains de voyage, mes coéquipiers dans Embruns et dans les outres deux bateaux: Rose of Argyll et Brise-Lames. Et un merci tout spécial pour Vincent, mon capitaine, de m'avoir invité à bord!C'était super et j'ai profité beaucoup du voyage! Ils sont trois semaines que je me souviendrais toute ma vie! (et j'espère que tout les copains comprend le titre de l'e-mail)


GRACIAS Vincent
GRACIAS Amigos



     Todavía hoy me cuesta creer la cadena de acontecimientos que se sucedieron para que yo empezara esa aventura. Un mochilero con quien hacer dedo, unos músicos que me acogieron en su casa, una fiesta a la cual fui, una nueva amiga que me animo a ir al puerto, y un marinero que no consiguió empleo; entre otras. Lo importante es que el 4 de Junio yo me encontraba en el puerto de Paluden, en la zona del Aber Wrach, embarcado en un barco de madera en donde viviría los siguientes 20 días.


Embruns
Rose of Argyll
Brise Lames















Le remat du Rose
Le Faux Depart
     Tres veleros de madera partirían en un viaje de 3 semanas por las costas inglesas, 2 de los cuales no tienen motor y uno de ellos sin cubierta: Embruns, Rose y Brise. Pero ese día no pudimos partir, por un problema que Rose tuvo con un mástil; y mientras ellos volvían al galpón a hacer los trabajos necesarios, los otros dos barcos fuimos a pasear por las costas bretonas. Tres días para conocerse entre los tripulantes, y para conocer mejor el barco. En especifico, en Embruns éramos todos novatos o casi, así que vino bien un tiempo para amarinarse. Personalmente me costo mucho, y estuve muy mal el primer día, medio mal el segundo, y pude mantenerme erguido el tercero para la vuelta.




     Y fue el Domingo siguiente, a las 21 horas, que emprendimos la travesía de cruzar el Canal de La Mancha los tres veleros juntos. Una travesía que duro 20 horas, y que termino a la tarde siguiente llegando al río Helford, en la provincia inglesa de Cornwall. Fue una experiencia espectacular poder navegar acompañado, estar siempre atento a la navegación del propio barco y también de lo que hacían los demás. Conversar y opinar, y muchas veces obedecer ordenes. Pero siempre, al final del día  sentarse en la mesa a compartir un trago, una comida o ambos. Invitando a los amigos de los otros barcos a venir a bordo, o ir todos juntos al bar del puerto, y a veces hacer picnic en la vía publica. Porque en 3 veleros éramos 18 marineros, y no siempre entran 18 personas en un mismo bote.








    
















Le Grand Anex
     La navegación la hicimos por la costa sur de Cornwall y Devon, empezando en el río Helford y terminando en la ciudad de Brixham. Una parada muy planeada en Looe, donde se iba a correr una regata de barcos antiguos, que fue lamentablemente suspendida por problemas con el clima. Pero estar en un puerto rodeado de hermosos pesqueros antiguos, luggers en ingles, y restaurados para mostrar su años de gloria, no tiene precio. Los demás días, antes y después de la regata, los pasamos entre navegando hacia un nuevo puerto o haciendo algún paseo por tierra para estirar las piernas. 










     Fue realmente excelente la aventura de haber salido a navegar con 18 desconocidos, y terminar con 18 amigos. Y habiendo encontrado, gracias a TODOS ellos, un deseo por la navegación que jamas había experimentado. Que nadie se extrañe si a mi vuelta a la Argentina me ven detrás de la barra de un velero!!!








     Los velero emprendieron viaje hacia Francia el Lunes pasado temprano por la mañana, y yo me quede en las tierras Británicas para continuar mis viajes alrededor del mundo.




así, desde una granja escondida por Inglaterra, con una nueva compresión del Mar, digo Adiós y hasta un próximo encuentro.

Besos y abrazos para todos.
Martin

Nos vemos por el Mundo!