martes, 22 de noviembre de 2011

Salir a la ruta: Tarragona

     Al fin volvía a viajar. Después de casi 3 meses en Ibiza y los días en Barcelona, sentía esas grandes ansias de ponerme en movimiento. Y el simple hecho de caminar hacia el Metro que me llevaba a la estación de tren me empezó a cambiar los ánimos. El tren que iba a coger lo perdí, y me olvidé mi sombrero en lo de Agus, pero eso no mermó mis ánimos. Así que simplemente tomé el siguiente tren y las cosas siguieron joya.

primer foto tarragones
     A Tarragona llegué sin idea de donde iba a dormir. Albergues no hay; los hostales son caros; y de CouchSurfing no conseguía respuesta a mis pedidos. Decidí poner un aviso de emergencia, "ultimo minuto" decía, y saqué mi cámara para relajarme y disfrutar igual. ¿Qué más podía hacer, no?

     Fue solo sacar la cámara para que Natalia (nada menos que una colombiana) me llamó para decirme que ella iba a ser quien me salvara de la calle! Y a dormir a lo de esos estudiantes que me acogieron en su hogar. Dí algunos paseos por la ciudad, con Natalia de noche y luego solo de día.

       Tarragona era una capital del Imperio Romano, lo cual le da una importancia histórica, y se siguen descubriendo viejas ruinas debajo del suelo cada vez que se excaba para una nueva edificación. Y aunque la ciudad en si hoy no sea de lo más pintoresca, se pueden encontrar muy lindos rincones cuando uno se pierde por las callejuelas del casco antiguo.



    







  Y todo concluye al fin, así que a después de 3 noches ya era hora de seguir viaje hacia el futuro (que siempre queda hacia adelante).






paseando


No hay comentarios:

Publicar un comentario