martes, 22 de noviembre de 2011

Empezando a hacer dedo: una caminata a Vila-Seca.

     La salida de Tarragona iba a ser a dedo. De Barcelona hubiera costado mucho, al ser una ciudad tan grande, así que ya había decidido hacerlo desde Tarragona que asumí que iba a ser más fácil. Y quizás lo hubiera sido, fácil digo, si lo hubiera pensado mejor.

Cometí algunos errores que ahora tengo anotados para no repetir:
- salí tarde, y oscureció muy rápido.
- caminé hasta encontrar un buen lugar, en lugar de tomar un bus y no perder el tiempo así.
- decidí caminar ya estando en la ruta, y me quedé sin un buen lugar donde frenar.
... y alguna que otra cosa más aprendí, pero estas son las más importantes.




   Y caminando llegué hasta el siguiente pueblo, Vila-Seca, que no es muy conocido por sus atractivos turísticos. Pero a mí me brindó mucha hospitalidad y amabilidad, aunque tuve que pagar por el alojamiento. Cené en un bar de ahí cerca (todo es cerca en Vila-Seca) intercambiando chistes por charlas con los habitues del lugar. Saque una que otra foto. Y a la mañana siguiente, mejor informado, volví a salir a la ruta. La experiencia me iba a enseñar que igual no había salido con suficiente información, aunque al menos iba mejorando según el día anterior.




No hay comentarios:

Publicar un comentario